NOTICIAS

Sueños de plástico hechos realidad


11 de Oct 2017
En Salamina, Caldas grupo Manos al Agua realizó la primera capilla de plástico del país

Determinación, voluntad, vehemencia y constancia, son las palabras perfectas para describir al grupo Manos al Agua de la vereda Colorados del municipio de Salamina en el departamento de Caldas.


Dos mujeres con una gran idea y un grupo de apoyo, fueron el comienzo de una gran aventura para cuidar el medio ambiente y realizar la primera capilla hecha con botellas de plástico en el país, sin duda una iniciativa símbolo del reciclaje.


El domingo 19 de marzo, fue la inauguración que contó con la presencia de los grupos Manos al Agua de Pácora y Aguadas; policía local, la iglesia católica, quien, en representación del sacerdote de Salamina, oficializó la misa.


En el taller de comunicaciones realizado en la Fundación Manuel Mejía en el año 2016, en el departamento de Caldas con los grupos Manos al Agua de los municipios de Pensilvania, Salamina, Pácora, Marquetalia y Aguadas, se obtuvo como resultado una estrategia de comunicaciones por cada municipio para realizar y compartir experiencias que estén en pro del medio ambiente.


Estela López y Nancy Arias, miembros del grupo Manos al Agua de Salamina, tuvieron la idea de realizar una capilla hecha a base de botellas de plástico, “al principio nadie dada un peso por nuestra idea, nos creían locas, nos cuestionaban, nos criticaban y no creían que íbamos a tener la fortaleza y determinación para construirla” afirma Nancy.



Lo primero fue elegir el lugar para construir, “hablé con mi esposo y le dije lo que íbamos a hacer, le dije lo quiero hacer en el patio y él me dijo “usted verá”, yo tome eso como un sí” explica Estela. Una vez escogido el lugar, empezaron una campaña de sensibilización en la vereda para que la gente les donará las botellas de plástico que utilizaban, y recaudaron fondos vendiendo empanadas por Salamina para los materiales.


Poco a poco fuimos recogiendo las botellas hasta que completamos las 10.000, Jaime Baena, coordinador de Manos al Agua en Caldas, expone que “son 10.000 botellas menos que no van para nuestros ríos ni en nuestros suelos”.


“Para mí lo más gratificante es ver que nosotros podemos hacer la diferencia, este proyecto nos ha dado el impulso para atrevernos a hacer cosas diferentes” afirma Nancy.


Esta capilla es un ejemplo de acciones colectivas que impactan no solo una vereda sino a todo un municipio y departamento, porque todos podemos poner Manos al Agua.