NOTICIAS

Primera donación de agua en un grupo Manos al Agua del Valle del Cauca


09 de Nov 2016
En la vereda Chicoral, del municipio de Bugalagrande, Valle del Cauca vive Miriam Quinceno, caficultora de antaño que junto con su esposo Antonio María Carvajal han trabajado para salir adelante junto con sus hijos y nietos.

En la finca La Cima, desde hace 9 años, más que cultivar café, han cultivado sueños que son transmitidos de generación a generación. En el momento Miriam y Ántonio María viven con su hijo Gustavo, su nuera Kelly y cuatro nietos: Maicol, Karol, Valentina y Yuli. Ellos también han aprendido de la cultura cafetera desde temprana edad.

Miriam y Kelly, participan en el grupo Manos al Agua de la microcuenca Río La Paila desde su conformación. Han sido constantes y comprometidas. Nunca han faltado a las reuniones y siempre están dispuestas a emprender nuevas iniciativas. Maicol, Karol, Yuli y Valentina también aprovechan los espacios compartidos con el grupo Manos al Agua para participar en las reuniones y encontrarse para jugar con los demás niñas y niños, hijos de los y las integrantes del grupo.

Desde hace dos meses, la situación ha cambiado drásticamente, en la finca El Jardín la familia 9 años atrás gozaba de agua, tenían un nacimiento propio, cuestión que valorizaba aún más el terreno. El agua era tan abundante que podían compartirla con los vecinos que no tenían acceso a esta. Ante la gran cantidad de agua en la finca, la familia nunca consideró necesario la conexión al acueducto veredal, además este procedimiento les costaría la compra de varios metros de manguera y una negociación ardua con los propietarios del nacimiento que abastece el acueducto de la vereda Chicoral. Pero la abundancia disminuyó, hace aproximadamente dos meses el nacimiento del Jardín se secó, la última gota de agua la observaron los primeros días del año 2016. La familia entró en crisis, en este tiempo de sequía no tenían agua para el consumo familiar, para los animales ni para la producción de café. Debieron solicitar ayuda de varios vecinos para que les regalaran agua. Miriam cuenta que su hijo Gustavo llegó a cargar ocho galones de agua al día montaña arriba, ella también cargó varios tarros de agua en el caballo de la finca. Por un momento se sintieron avergonzados de pedir agua regalada, pero la necesidad los obligaba a hacerlo.

El nacimiento de agua que se secó
El nacimiento de agua que se secó

Cuando llegaron las lluvias, la esperanza de la familia revivió. Pensaron que el agua iba a brotar nuevamente, pero no ha sido así, el nacimiento todavía está seco, sólo queda la huella de su cauce. Ahora la familia ideó varios métodos para recolectar agua lluvia, como canales conectados desde el techo de la casa y que van a dar a un tanque de recepción, además utilizan telas como filtros para evitar sedimentos.

Miriam siempre está acomodando los canales para que el agua llegue directamente a los tanques, por ello le ha tocado levantarse cuando llueve a la madrugada para cerciorarse de que el agua lluvia no se vaya a desperdiciar.

En el momento han pedido la colaboración de la Administración Municipal, quien se comprometió a gestionar la conexión al acueducto de la vereda y entregarles unos tanques de abastecimiento más cómodos para su limpieza, pues los que tienen son sellados y les ha sido imposible limpiarlos, cuestión que daña la calidad del agua para el consumo familiar. La salud de la familia y de todos los seres vivos de la finca se ha visto afectada. Hace poco la nieta más pequeña tuvo una enfermedad gastrointestinal y varios animales han muerto de sed o se han ido a buscar agua a otro lugar.

Miriam comparte esta experiencia con sus compañeros y compañeras del grupo Manos al Agua, además como un testimonio para que valoren el agua y la cuiden. Es entonces como a través de la iniciativa del grupo el día 14 de Marzo se hizo la primera donación de agua en el marco del programa Gestión Inteligente del Agua. Miriam y su familia son los primeros caficultores del Valle del Cauca con los cuales se realiza este tipo de iniciativa. Una donación no es la solución de raíz para la problemática que vive esta familia, pero si es un hecho de colaboración y empatía que el grupo puede tener con sus compañeras. Los integrantes del grupo quedaron dispuestos para seguir donando agua para la familia de Miriam. La familia siente que ya no están solos en esta situación y el grupo comprende que las donaciones de agua no sólo se dan en la Guajira, saben que la escases de agua ya está presente en sus territorios, ya está presente en las tierras cafeteras.

Recepción de agua lluvia a través de canales
Recepción de agua lluvia a través de canales
Miriam y sus nietos
Miriam y sus nietos